MONUMENTO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Sevilla

Sevilla fue pionera en la defensa de la piadosa idea de la concepción inmaculada de la Virgen María, y ya en el siglo XVII celebraba la fiesta de manera espontánea y popular. Finalmente se reconoció como dogma de fe el año 1854, pero la ciudad tuvo que esperar hasta 1917 para tener este monumento a la Virgen y a la devoción de la ciudad. 

El monumento se proyecta con ocasión de las amplias y variadas reformas que la ciudad sufre ante el proyecto de la Exposición Iberoamericana. Junto con la reurbanización del barrio de Santa Cruz se hace también una remodelación de la Plaza del Triunfo. 

Centrado hacia el este de la plaza, en un octógono de gradas de granito se levanta un amplio pedestal, rodeado de las figuras de cuatro personajes del siglo XVII que destacaron en su afán concepcionista: el teólogo jesuita Juan de Pineda, el poeta Miguel Cid, el escultor Juan Martínez Montañés y el pintor Bartolomé Esteban Murillo. Sobre el pedestal, cuatro pilares de orden jónico sustentan la imagen de la Inmaculada Concepción, basada en la obra que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables de Sevilla y que hoy está en el Museo del Prado.

CityPlan MONUMENTO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Sevilla

Sevilla fue pionera en la defensa de la piadosa idea de la concepción inmaculada de la Virgen María, y ya en el siglo XVII celebraba la fiesta de manera espontánea y popular. Finalmente se reconoció como dogma de fe el año 1854, pero la ciudad tuvo que esperar hasta 1917 para tener este monumento a la Virgen y a la devoción de la ciudad. 

El monumento se proyecta con ocasión de las amplias y variadas reformas que la ciudad sufre ante el proyecto de la Exposición Iberoamericana. Junto con la reurbanización del barrio de Santa Cruz se hace también una remodelación de la Plaza del Triunfo. 

Centrado hacia el este de la plaza, en un octógono de gradas de granito se levanta un amplio pedestal, rodeado de las figuras de cuatro personajes del siglo XVII que destacaron en su afán concepcionista: el teólogo jesuita Juan de Pineda, el poeta Miguel Cid, el escultor Juan Martínez Montañés y el pintor Bartolomé Esteban Murillo. Sobre el pedestal, cuatro pilares de orden jónico sustentan la imagen de la Inmaculada Concepción, basada en la obra que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables de Sevilla y que hoy está en el Museo del Prado.

CityPlan
Now you can post FREE CLASSIFIED ADS.
Download the app and register.

Google Play

MONUMENTO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Sevilla fue pionera en la defensa de la piadosa idea de la concepción inmaculada de la Virgen María, y ya en el siglo XVII celebraba la fiesta de manera espontánea y popular. Finalmente se reconoció como dogma de fe el año 1854, pero la ciudad tuvo que esperar hasta 1917 para tener este monumento a la Virgen y a la devoción de la ciudad.

El monumento se proyecta con ocasión de las amplias y variadas reformas que la ciudad sufre ante el proyecto de la Exposición Iberoamericana. Junto con la reurbanización del barrio de Santa Cruz se hace también una remodelación de la Plaza del Triunfo.

Centrado hacia el este de la plaza, en un octógono de gradas de granito se levanta un amplio pedestal, rodeado de las figuras de cuatro personajes del siglo XVII que destacaron en su afán concepcionista: el teólogo jesuita Juan de Pineda, el poeta Miguel Cid, el escultor Juan Martínez Montañés y el pintor Bartolomé Esteban Murillo. Sobre el pedestal, cuatro pilares de orden jónico sustentan la imagen de la Inmaculada Concepción, basada en la obra que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables de Sevilla y que hoy está en el Museo del Prado.


MONUMENTO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Close

You know this place?

There are no comments or opinions yet.
Do you want to be the first?

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas que utilizamos cookies.
Aceptar | Información sobre cookies